¿CÓMO HACER UNA TABLA DE SURF?

Realizar una tabla de surf es un proceso que conlleva mucho esfuerzo y tiempo. Antes de ponerte con ello, es importante que pienses en las características que quieres que tenga tu tabla. Una vez sepas esto, debes dibujar la forma de tu tabla y anotar a un lado las medidas de alto, ancho, grosor, punta y cola.

Después, tienes que plantearte dos cosas: tu lugar de trabajo y los materiales que necesitas.

TU LUGAR DE TRABAJO

Lo primero de todo es plantearte dónde vas a hacer la tabla de surf. Lo mejor es crearla en una habitación amplia, que tenga un buen sistema de ventilación y que esté despejada. La luz es también un elemento muy importante para poder ver los relieves del foam a la hora del shapeado.

MATERIALES QUE SE DEBEN COMPRAR

Hay tres tipos de materiales que son indispensables: la materia prima, las herramientas y el material de seguridad.

En el caso de la materia prima, se necesita:

  • El foam. Es el material que se encuentra en el interior de la tabla de surf.
  • La fibra de vidrio. Sirve para cubrir el foam y aportar rigidez.
  • La resina. Hay dos tipos: la resina de poliéster y la de epoxi. Su función es recubrir el foam.
  • El catalizador. Es el que se encarga de endurecer la resina. Dependiendo de la resina que se esté empleando, se mezcla más o menos.
  • El tapón de invento y las quillas. Suelen comprarse en tiendas de surf o a los propios fabricantes.

En cuanto a las herramientas, hay que utilizar unas u otras en función del proceso. En total, es vital conseguir estas:

  • Un cepillo eléctrico
  • Una lija de malla
  • Un calibrador de grosor
  • La cinta métrica y un serrucho
  • Un aplicador de resina, envases y medidores.
  • Una lijadora eléctrica
  • Papel de lija de agua
  • Una taladradora

Por último, los materiales de seguridad son tres:

  • Máscara protectora
  • Gafas protectoras
  • Guantes de latex

Después de conseguir todos estos elementos, es hora de empezar el proceso de creación de la tabla de surf.

LA CREACIÓN DE LA TABLA

En primer lugar, hay que preparar el foam. Para ello, se realiza una plantilla con las medidas reales que va a tener tu tabla de surf, se marca la silueta de dicha plantilla en el foam con un rotulador y se retira el exceso.

Después, viene el shapeado. Es el proceso más importante porque la calidad y el rendimiento de nuestra tabla de surf depende de él. Se empieza por desbastar el foam con un cepillo eléctrico pero no profundamente. El cepillado debe hacerse de manera longitudinal.

Posteriormente, hay que utilizar la lija de malla envuelta en una pieza de madera o en un plástico plano para dar la forma final a la tabla. Es imprescindible mirar toda la superficie del foam para detectar cualquier irregularidad. Se sacude todo el polvo que haya podido quedar en la tabla y se marca con un lápiz donde van a ir las quillas.

Tras el shapeado, viene el glaseado. Es necesario cortar las fibras de vidrio que se van a emplear. Generalmente, se ponen dos capas en la parte de arriba para que soporte nuestro peso y en la parte de abajo solo se pone una. Cuando ya esté fijada la primera capa de fibra de vidrio, es el momento de preparar la resina. Se mezcla la resina necesaria para cubrir la superficie con el catalizador en la proporción adecuada. Con la ayuda del aplicador, se aplica la resina desde el centro hasta los cantos. Tiene que quedar uniforme por todas las zonas de la tabla. Se deja secar y cuando ya está completamente seca, se repite el proceso por segunda vez si se desea.

Ahora viene la hora de lijar. Primero, se utiliza la lijadora eléctrica y más tarde, para repasar toda la tabla, una lija manual.  Por último, hay que reducir el papel de lija de agua a una capa fina. La tabla debe estar mojada para un acabado perfecto.

Los últimos pasos tienen que ver con pulir y colocar las quillas y tapones. Para ello, se pule con una máquina para pulir, impregnando por toda la tabla una sustancia que ayude a esta acción. Una vez terminado el proceso, se limpia los restos que pueden haber quedado. A la hora de poner las quillas, simplemente se instalan en los puntos marcados al principio para ellas y se les aplicará una capa de fibra de vidrio y otra de resina para fijarlas. En el caso del tapón, con la taladradora se hará un agujero para él y se vuelve a poner una capa de fibras de vidrio y otra de resina.

Si habéis seguido estos pasos, ya tendréis lista vuestra tabla de surf para ser utilizada. Eso sí, es mejor que dejéis pasar unos pocos días antes de usarla para estar seguros de que está seca por completo. ¡A disfrutar de ella!

Vídeos sobre cómo montar tu tabla de surf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *