Cómo pintar un barco

Tener el barco siempre a punto es un reto que proporciona seguridad, protección y buena imagen. Para conseguirlo es imprescindible realizar las revisiones técnicas oportunas, pero también requiere de un mantenimiento óptimo de la pintura. Pintar un barco es una tarea que requiere unos conocimientos específicos previos y un mantenimiento regular posterior.

La exposición de las embarcaciones a la intemperie provoca daños y grietas, producidos por el sol en los barcos de madera, siendo además éste un material que se dilata con la humedad y el calor. Los barcos de fibra también sufren la acción de los rayos del sol, cambios de temperatura y de la humedad, y el óxido es el mayor enemigo de los barcos de metal. Por todo esto se recomienda un buen mantenimiento de la estética del barco ya que la pintura náutica ayuda a prevenir todos estos daños.

Existen materiales muy diferentes de los que debemos estar bien informados antes de comenzar a pintar un barco. Por ejemplo los barcos de madera requieren de una especial atención a causa de la lluvia, debiéndose evitar que penetre la humedad, por ello una selección previa de los mejores productos para nuestra embarcación alargará la vida de la pintura y mejorará la seguridad en la nave.

Es muy importante disponer del equipamiento necesario antes de comenzar a pintar el barco. Disponer de casco, gafas y mascarilla, guantes, botas y ropa adecuada para la protección del personal, sin olvidar cubrir las embarcaciones cercanas en caso necesario.

Cómo pintar un barco

La primera tarea, previa al pintado, es eliminar los restos de pintura anterior en mal estado y las ceras y siliconas o gelcoat que traen las embarcaciones nuevas. Para desengrasar y limpiar a fondo se utiliza un disolvente, decapante o un quitapinturas.

La siguiente fase consiste en el lijado, donde se debe obtener una superficie lisa y sin imperfecciones. Se recomienda eliminar todo el polvo de la superficie con un cepillo o trapo después de cada lijado. Sobre madera y contrachapado se puede utilizar una lijadora orbital. Tras lijar la superficie, se terminará lavando con jabón y dejando secar la embarcación. Los daños superficiales deben ser rellenados con masilla para lijarlos después. Utilizar una espátula para enmasillar.

Al finalizar la limpieza, cuando el barco esté seco, se separan las zonas a pintar con cinta aislante. La pintura se puede aplicar con brocha, rodillo o pistola en el número de capas que indique el fabricante.

Se aplicará una imprimación de alto espesor para proteger del agua y evitar el deterioro de los cascos de madera y fibra o la corrosión en los barcos de metal. Antes de pintar un barco debemos saber que existen imprimaciones de un componente y de dos componentes (las primeras son más fáciles de aplicar y menos duraderas y las segundas dan mayor resistencia). En esta fase se descubrirán las imperfecciones más pequeñas que también se deberán lijar. El número de capas dependerá de la exigencia del acabado que se desea, por lo general se requieren al menos dos capas de imprimación.

Al pintar un barco no hay que olvidar revisar todas las juntas y sellar los orificios que se encuentren. Para el sellado es importante utilizar un material resistente a la humedad y a los rayos del sol, por ejemplo poliuretano o masilla exposi.

Según las herramientas que usemos

Cómo pintar un barco con rodillo

La pintura se puede aplicar con rodillo, con brocha o con pistola. Lo más recomendable si no se dispone de profesionales para el uso de pistola, es un equipo de dos o más personas que utilicen rodillo y brocha. El uso de la brocha es indispensable para las zonas más pequeñas o para eliminar punteados de pintura que puede dejar la brocha.

Cómo pintar un barco a pistola

Al pintar un barco con pistola las capas resultan más finas y, aunque secan más rápido, se requiere pintar un número más elevado de capas. El uso de este método también requiere la disposición de un espacio que permita una buena de prevención ante posibles daños a otras embarcaciones. Se pueden utilizar lonas para proteger los barcos cercanos.

Según el material del barco

Cómo pintar un barco de madera

En el caso de una embarcación de madera, el primer paso es lijar las maderas de la cubierta para después aplicar barniz de un componente. La parte más costosa del lijar al pintar un barco es precisamente la obra viva. Los desperfectos que se encuentren se deben enmasillar utilizando una espátula. Se recomienda utilizar unamasilla epoxi de 2 componentes.

A la hora de pintar un barco se recomienda comenzar por las zonas de difícil acceso y utilizar una imprimación de alto espesor para proteger la madera de la humedad. En los barcos de madera es preferible utilizar pinturas blandas y flexibles.

En los costados, o lo que engloba la obra muerta de la embarcación, se puede aplicar un esmalte siliconado en lugar de barniz. Para conseguir un brillo duradero se recomienda aplicar varias capas de barniz (utilizar una brocha y aplicarlo en el sentido de la veta de la madera y en perpendicular) y lijar ligeramente entre cada una de las capas.

Aproximadamente dos horas después del pintado (se recomienda leer la información del fabricante sobre el tipo de secado de la pintura), aplicar un antifouling antiincrustante utilizando la técnica de pintado cruzado, primero de arriba hacia abajo y luego de lado a lado. Para los barcos de madera se recomienda unantifouling de matriz dura de larga duración.

Cómo pintar un barco de fibra

Si la embarcación que se desea pintar es de fibra de vidrio, el lijado mecánico es el mejor modo de eliminar la pintura vieja.

Aplicar una imprimación de alto espesor para aumentar la protección contra la acción del agua y el deterioro. Además se recomienda utilizar un antiincrustante de matriz dura de larga duración.

Según las partes de un barco

Cómo pintar el casco de un barco

El casco de un barco está formado por la obra viva o carena, la parte del casco que se mantiene bajo el agua, y la obra muerta, la zona del casco que sobresale por encima de la línea de flotación.

Cómo pintar la obra viva de un barco

En la parte sumergida y permanentemente en contacto con el agua, se deben aplicar dos capas de patente náutica.

Es importante que en esta parte del casco, tras el pintado, se aplique un antifouling antiincrustante para evitar el crecimiento de microorganismos del mar. Se puede realizar utilizando la técnica de pintado cruzado, primero de arriba hacia abajo y luego de lado a lado. Para conseguir la protección adecuada se necesitan al menos dos capas de antiincrustante. Se puede aplicar con brocha, rodillo o pistola. Una buena opción es utilizar un rodillo de mango extensible para una mayor comodidad.

Existen diferentes tipos de antifouling: el antifouling de matriz dura de alto rendimiento suele utilizarse en embarcaciones de recreo y deportivas que están en aguas templadas y con una velocidad inferior a 25 nudos y el antifouling de matriz dura de alta duración para embarcaciones a motor ideal para barcos que están en zonas con corrientes más fuertes, y muy apropiado en el caso de barcos de madera, fibra de vidrio y acero (no se debe aplicar este tipo de antifouling en embarcaciones de aluminio).

En hélices colas se puede usar un barniz antiincrustante en aerosol para dotar de una mayor protección. Todos los productos antifouling son tóxicos lo que requiere más prevención y seguridad durante este proceso.

Los motores de cola se pintan con una patente, mientras que para los motores de tipo indra-borda se utiliza un esmalte específico para motores.

Cómo pintar la obra muerta de un barco

Tras pintar la obra muerta del barco, siguiendo los pasos descritos en el apartado cómo pintar un barco y las especificaciones de cada material, se recomienda aplicar un esmalte en esta parte del casco.

Cómo pintar la cubierta de un barco

En las cubiertas de teca se debe agregar una capa de aceite cada tres meses para proteger la madera y evitar que tome un tono grisáceo.

En las cubiertas de gel-coat es recomendable aplicar un esmalte con antideslizante para evitar posibles resbalones.

A la hora de pintar un barco es preferible seguir adecuadamente el orden y las instrucciones de los fabricantes, así como sus recomendaciones. Informarse adecuadamente antes de adquirir los productos que se van a utilizar, en general los productos de tipo poliuretano son de más larga duración que los esmaltes sintéticos. Existen pinturas específicas para los diferentes sustratos, por ejemplo en el caso de los barcos de aluminio, no todos los antiincrustantes son válidos. Como norma nunca se debe aplicar un producto duro encima de uno de tipo más blando, ni productos de dos componentes sobre productos de un componente. Otra recomendación es dar dos manos de barniz para obtener un resultado con más brillo.

Para un buen mantenimiento de la embarcación se debe limpiar con agua y jabón regularmente. En los barcos de madera se puede utilizar un paño húmedo. Arreglar los desperfectos sin demora y preferiblemente antes del invierno, ya que la congelación provoca su empeoramiento, por ello es importante sellar inmediatamente cualquier imperfección durante esta época. Cubrir la embarcación con una lona en los periodos de inactividad también es una opción muy favorable para conservar la embarcación en buen estado.

Vídeos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *